Páginas

sábado, junio 21, 2008

Vaciándome

Donde volará el mundo
cuando yo ya no quiera seguir,
es que quiero vaciar
el vacío que habita en mí
quiero una señal y así dejarlo partir.
No huyas de tus años
que la angustia seguirá
no mates tu alma
que nunca dejará de doler
por las heridas ya causadas.
Tiernas palabras de olvido
yo lo sabía
y me prohibí imaginar.
Es mejor así,
y no quiero entenderte
es no remontar
para luego no desparramarme
en eternos pedazos de vida,
esparciendo mi desgracia
donde se no debo entristecer.

5 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

¡Hola, Gisela!

¿Cómo estás? He visto que hace mucho que no publicas. Eso me tiene algo preocupado. Me gustaría saber que estás bien. Que tus días son felices y tranquilos.

Este poema que has escrito es muy triste. Espero que sea pura fantasía. Un producto de tu imaginación. Que nada tenga que ver con tus sentimientos.

También espero que, cuando regrese por aquí, dentro de unos días, hayas contestado la pregunta que te dejo.

¿Estás bien?

¡Saludos!

princesaperonista dijo...

hola gisela. te invito a mi mundo de estebanes que no dejan rastros en las sabanas.-

Anónimo dijo...

Carlos, hoy estoy mejor, mas tarde voy a responderte un poco mas de mi... ahora solo andaba viendo.
gracias por preocuparte
vos como estas?

gisela

Carlos Alberto Arellano dijo...

Gisela:

Ando muy mal. El mundo que conocía hasta hace un mes no existe más. Se vino abajo. Se derrumbó. Sólo quedan escombros a mi alrededor.

Saludos.

Pedro P. Caro dijo...

Vacié mi cuerpo de sentimientos
para llenarlo de palabras que me hicieran sentir.

Me han gustado tus versos, así que prometo volver.