Páginas

domingo, junio 08, 2008

Continúo

Siguieron su rumbo
habían partido rumbo a su isla
cada cual siguió su camino…
Se encontraron, se vieron, se recordaron
pero cada uno volvía a su mundo
regresaban a su interior…
Nadie ha sabido unificar
lo que la multiplicidad puede lograr
transportar besos a la vida real…
Son caminos a la soledad
donde amigos el olvido y el recuerdo
perdurará lo que quiera estar…
Serán islas de vida
donde el espíritu se regocijará
de la plenitud de su dominio en el sujeto…
Camino a eso vamos,
marchamos a una unificación tecnológica
que nunca dejó en claro
la locura de esta ensimismación
que en realidad no nos unió.

4 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

Gisela:

No sé si soy capaz de entender el mensaje de esta historia, lo que has querido decirnos esta vez. Pero me ha hecho pensar en la particular naturaleza de los blogs. En esas islas en las que vivimos, trabajamos y recibimos visitas. Salimos de los blogs, en un momento cualquiera, y viajamos a toda velocidad por el ciberespacio. Aterrizamos en un blog, tal vez en el blog de un viejo amigo, y entonces miramos, leemos, dejamos uno o varios comentarios... y nos volvemos como saetas a la confortable seguridad de nuestra isla, a los conocidos interiores de esa pequeña, silenciosa y querida soledad.

¡Que sigas bien!

Carlos Alberto Arellano dijo...

Gisela:

Con respecto al Neocounter:

1) Entras al interior del blog.

2) CLIC en DISEÑO (está, más o menos, arriba a la derecha).

3) CLIC en el rectángulo que dice Neocounter (en tu caso, está abajo de todo). Mantienes apretado el botón del ratón y corres el rectángulo que tiene al Neocounter a donde tú quieras:

Verás que a la derecha hay varios rectángulos. Puedes ubicar el rectángulo que estás arrastrando con el ratón en cualquier lugar de la fila.

Creo que dentro de dos semanas, más o menos, te llegará un correo del sitio del Neocounter. Te darán a elegir entre la versión paga o la gratuita. (A veces los correos van a parar a Correos no deseados. De vez en cuando hay que fijarse si alguno fue a parar allí.)

¡Saludos!

Carlos Alberto Arellano dijo...

¡Hola, Gisela!

Bueno, veo que no has publicado nada nuevo.

(Yo sí, si quieres pasar a ver.)

¡Saludos!

Carlos Alberto Arellano dijo...

Gisela:

A mí también me asustaban (y mucho) las películas de vampiros. ¡No me perdía ninguna!

¿Así que estudias teatro? ¡Qué bueno! Yo tengo una sobrina actriz. Ahora está estudiando dirección de teatro en la facultad.

Creo que la carrera de actor es maravillosa. De pronto me llegan a la mente (aunque nada tengan que ver con vampiros) las caras de Jack Nicholson en El resplandor, la película de Stanley Kubrick.

¡Qué sigas bien!