Páginas

domingo, abril 20, 2008

Retenida

Pertenece a tu cascada


la terraza de las estrellas impartidas.


El milagro se terminó.


El resguardo de tus pies descalzos,


se desvaneció

y tus besos apagados, olvidados,

quedaron en el pasado…

yo solo te extraño.

3 comentarios:

Alguna dijo...

Que sus manos se atrevan a mentir diciendo que no están entre las tuyas aun.

Carlos Alberto Arellano dijo...

Gisela:

Y yo extraño a Marina y a Florencia. ¿Dónde estarán? ¿Qué habrá sido de ellas? ¿Serán felices? ¿Tendrán hijos? ¡Qué lindo sería volver al pasado! A ese pasado lleno de alegrías, de instantes felices, de grandes esperanzas, de intensos sentimientos, de buena voluntad. Volver, sí, volver a verlas. Aunque más no fuera por unas horas, por unos días, en uno de esos tranquilos y dulces atardeceres de ese invierno que se fue. ¿Dónde están, Gisela? ¿Dónde, dónde están?

Muy bueno tu trabajo. Te cuento que, de vez en cuando, me visita una poetisa española: María Antonia. Ella publica sus poemas en Literatura en Priego. El link está en mi blog: Blogs que visito. El que te lleva directo es el que dice: Rafael. Literatura en Priego. Es un blog colectivo. Publica María Antonia. Publica Rafael. Publica Ildefonso. Publican muchos otros.

¿Ya estás en VerveEarth? Es un mapa mundial que se está llenando de blogs. Yo estoy allí desde hace varios días.

¡Saludos!

Anónimo dijo...

Joder! Gise! me encanta lo que escribis! son tuyos los versos? gracias por compartirlo...En lo poco que te conozco creo que sos una gran persona. Un abrazo enorme!

Vanesa